De Paula es un restaurante único dentro de la escena hamburguesera barcelonesa

No sólo foodies. "Ciertamente, De Paula es una hamburguesería “del barrio y para el barrio” aunque recientemente sean comensales de toda Barcelona los que disfruten degustando su oferta gastronómica. Su localización nada tiene que ver con otros restaurantes de similar oferta que se encuentran en amplias zonas céntricas y quizá sea ese rasgo distintivo lo que imprime un carácter diferente a la experiencia en De Paula.

Lo primero que nos entró por los ojos cuando pusimos pie en De Paula fue la enorme brasa de carbón donde sus burgers se impregnan de ese sabor tan característico. Ya después de elegir burger nos dirigimos hacia la mesita e inspeccionamos un poquito más el local. El interior nos traslada de alguna manera a una noche de verano de barrio. Una oda a la clase obrera que representa De Paula. Y cuando nos presentan las burgers es la cuadratura del círculo. Vajilla de duralex. Bienvenidos a los años 60 versión remasterizada.

La carta no es extensa como en otras hamburgueserías y quizá nos faltó algo más rompedor, pero entonces no sería consecuente con la esencia de barrio que desprende De Paula. Hay que saber apreciar la oferta del local en su totalidad y aquí ofrecen burgers honestas, austeras y accesibles para todos los bolsillos, sin que eso influya en la alta calidad del producto.

Nuestras burgers fueron la Arnau y la famosa Copacabana y no erramos el tiro. La salsa de setas de la Arnau y la carne de picanha picada a cuchillo de la Copacabana son dos “Greatest Hits” del local. Además, las maridamos con una cerveza negra exquisita, la Mataró. 

También pedimos una de las innovaciones más emblemáticas de De Paula: sus patatas bravas “al caliu”. Y aunque somos más de la típica fritura crujiente, hemos de decir que entraban muy bien. Y el plato ovalado de duralex nos transportó a casa de nuestras respectivas abuelas. Esencia de barrio 100%

De Paula es un restaurante único dentro de la escena hamburguesera barcelonesa. Acostumbrados a hamburgueserías con una locura de ingredientes, muchos tipos de pan y salsas provenientes de otros países, aquí bajan a la tierra y llaman al pueblo a la mesa".

Un agradecimiento especial para Neus y Rafa por su artículo.

Leer artículo completo en No sólo foodies.