Nuestra cocina

Nuestras hamburguesas son un homenaje a la cocina sencilla, de barrio. Partimos de los sabores sinceros característicos de la tradición culinaria catalana y les damos una última vuelta, adaptándolos a la actualidad barcelonesa.

Hamburguesas artesanas

No nos ha sido nada fácil. Ha hecho falta prepararse a fondo y trabajar duramente, pero hoy podemos decir que hemos creado un establecimiento que funciona desde el barrio y para el barrio. Y para muchas personas más, de otros barrios de Barcelona, y de otras ciudades de Catalunya, que han empezado a oír que existe un lugar agradable, llamado De Paula, L'hamburgueseria del Poble Sec, donde se comen buenas hamburguesas.

Algunos se han atrevido a decir que "son las mejores hamburguesas de Barcelona".

Bueno, nosotros no opinamos.

Lo que sí podemos afirmar es que ponemos la calidad como punto de partida, en eso somos inflexibles. Quizás obsesivos. No cedemos y no queremos relajarnos. El ser humano tiende a relajarse por naturaleza y, a veces, grandes proyectos acaban en nada por falta de rigor.

Nosotros cuidamos hasta el último detalle. Verificamos la calidad de los productos. La carne (el ingrediente estrella) es de "picanha" (la punta de la culata de la ternera), la carne más sabrosa y tierna de todas (aquí en España no hay aun un conocimiento, pero en Brasil todo el mundo lo sabe, lo afirma y lo degusta). Pero no sólo la calidad está asegurada: también controlamos los gramos de nuestras hamburguesas (las pesamos, una a una). 

Y, después de la hamburguesa, el otro ingrediente: el pan. No ponemos cualquier pan. Nuestro pan es un pan de calidad. De calidad y de marca. Pero: ¿el pan tiene marca? Pues sí. Nuestro pan es artesanal, hecho por Daniel Jordá y Enric FlorY lo mismo hacemos con las cantidades de salsa e ingredientes. Todo milimetrado. 

Y, con las debidas proporciones, juntamos los ingredientes para elaborar cada una de nuestras hamburguesas o guarniciones. Una a una. Artesanalmente. Para nuestros clientes. Que no son muchos (porque nuestro local es pequeño), pero son fieles. Y algunos ya son amigos (y abrimos en enero, eh!).